jueves, 25 de junio de 2015

Paisaje después de la tormenta.

Vi
árboles con una desnudez de fractura
un largo gemido verde
que sensibilizaba
a los alejados relámpagos


Vi
la huella del viento
que descendió de las nubes
para justificar los presagios


Las cruces de cenizas
borradas
y los pájaros sobrevivientes
secándose
en colinas de gajos


El Sol
pálido
haciendo inventario
y sellándolo
con un multicolor arco.
     
Foto de Andrés Díaz Castro.

2 comentarios:

Abel German dijo...

Hermoso trámite de la naturaleza. Hermoso y terrible. E inmejorablemente descrito. Un abrazo.

guillermo iglesias dijo...

Lo "miro", Andrés, como si hubieras plasmado en una tela el esperanzado día después del apocalipsis. Excelente.