miércoles, 22 de julio de 2015

Empedernida lluvia.

La empedernida lluvia
que no llueve
y es sed
en la arcaica mirada
de los lagartos


Ausencia
que se repite
y deja una sorprendente humedad
en las alcantarillas de la memoria


Lluvia música
caricia evaporada
que hace florecer
la necesidad de un árbol


Es mi lluvia.
 
Foto de Andrés Díaz Castro.

2 comentarios:

mónica pía dijo...

bellísimo poema a una lluvia ausencia...

saludos!

Abel German dijo...

Es la magia de la poesía: hacer que florezca la necesidad de un árbol; hacer que aparezca esa "sorprendente humedad". Algo bello y aleccionador.