miércoles, 29 de julio de 2015

Suicidio y resurrección.

Algo queda de mí
en los cristales empañados
por mi desasosiego
en la ventana de la mirada suicida
del que recoge la renuncia del piso
la envuelve
y arroja al primer contenedor de basura
de esa calle
precisamente de esa
donde debió
liberar su cráneo
de la presión del fracaso



Ahora
yo soy ese
que resucita
y asciende
como un ángel.
 

1 comentario:

Abel German dijo...

Un texto con mucha potencia. Impresionante.