miércoles, 1 de julio de 2015

Voy aconteciendo.

Voy aconteciendo
y me disuelvo
con un leve chirrido de relojes
como puertecitas de fuga


Sucedido
y sucediendo
ante el parpadeo
de dioses asombrados
que brotan
de los episodios latentes
en un carnaval de actos


Rehúyo los espejos
cauto
prefiero reconocerme
en la mirada cómplice
de quién
suaviza mi imagen
con pincel
de pestaña enamorada.
 
Foto de Andrés Díaz Castro.

3 comentarios:

Abel German dijo...

No creo que se pueda expresar mejor esa percepción del paso del tiempo. No de un modo más entrañable. Y la foto es un magnífico complemento. Un abrazo.

guillermo iglesias dijo...

Siento, Andrés que, esa estrofa final, es todo el poema -sé que las dos anteriores determinan que así sea- Ese espejo, que el poeta confiesa preferir, es el que detiene los relojes.
Hermoso poema. Un abrazo.

Michelle dijo...

muy bueno muy buena la ultima estrofa